Archivo | tierra arcillosa RSS feed for this section

Tierra arcillosa o pesada

1 may

Se considera tierra pesada a la tierra arcillosa, ya que al estar compuesta por partículas muy pequeñas se quedan pegadas unas a otras y cuando se seca se hace realmente dura.

Como todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes: por un lado, retiene muy bien la humedad, por lo que los riegos deben estar más espaciados. También es un tipo de tierra que por su textura y características, antes mencionadas, retiene muchos nutrientes, por lo que a la hora de abonar podemos echar más cantidad de una misma vez, ya que no se perderán con la lluvia, como pararía con un suelo arenoso.  Del lado de los inconvenientes resaltaré que los suelos arcillosos suelen tener un mal drenaje, esto quiere decir que se encharcan fácilmente. Por experiencia, sé que esto es un gran inconveniente a la hora de mantener en perfecto estado nuestra huerta o jardín, pero son problemas relativamente fáciles de subsanar.

Como mejorar el drenaje:

En mi caso basta con arar la tierra un par de veces al año, yo lo hago a finales de otoño y justo antes de sembrar. El procedimiento es el siguiente:

Primero hacemos una pasada con la herramienta llamada Horca (que yo siempre la he llamado “tenedor” o “tridente”), la clavamos en el suelo y con la ayuda del pie la empujamos hacia adentro para  que penetre en la tierra, después lo que hago es moverla hacia delante y hacia atrás para romper el suelo. No debemos voltear la tierra. Esto viene bien hacerlo en invierno, pues si hay heladas la tierra rompe por sí misma y después solo hay que removerla un poquito más para que esté lista. Pero si no tenemos la suerte de lo anterior, lo que haremos será romper los terrones con la azada, o en mi caso, sentada pacientemente lo suelo hacer con las manos, ya que así aprovecho para quitar las raíces, piedras grandes y alguna que otra cosa que pueda surgir de la tierra que no debería de estar ahí. Además así no partiremos a las lombrices por  la mitad, ya que son unas buenas aliadas a la hora de mejorar el suelo.

También podemos mejorar la tierra arcillosa o pesada se la siguiente manera:

Aportar arena:

podemos usar arena de playa o de rio, no confundir la arena de rio con la arcilla o con el limo. Lo que hace la arena es mejorar la porosidad del suelo y “despegar” la arcilla evitando así que se seque y se convierta en bloque. Cuanta más arena mejor, pero tampoco nos pasemos, todo depende de las características del suelo de cada uno.

Aportar materia orgánica al suelo:

mantillo, turba, estiércol, compost, etc. Esto creará un suelo mas esponjoso y aireado.

Mediante la técnica del abono verde.

Podemos combinar las técnicas anteriores y además añadir las siguientes: aportar cenizas de madera, yo uso también las del carbón que pueden contener restos de papel, cartón, cascaras de huevo y alguna que otra sobra de la cocina, pero nunca plásticos o telas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.